Yo Cocino por Ti

Archives: septiembre 2014

La Cocina de Las Abuelas

Posted on

LA COCINA DE LAS ABUELAS

Hace unos días recibí algunas fotos que me mandó mi hermana de las Peñas de la fiesta de Valladolid. Hubo una de ellas que llamó poderosamente mi atención porque mostraba muy al fondo el nombre de un particular lugar de comidas. No podía ser otro que “Hoy Cocina la Abuela”. Fue inevitable ponerme a pensar que en cualquier lugar de la faz de la tierra encontraremos ese nombre o uno similar sobre el portón de un restaurante o un hostal. La razón es muy sencilla. La comida de las abuelas es esa con la  que nos identificamos, que tiene el maravilloso poder de remontarnos a la niñez y hacernos sentir ese profundo calor del hogar en sus preparaciones. Está caracterizada por preparaciones largas, sin afanes ni pretensiones, alejada de las técnicas y los emplatados sofisticados pero cargada de la sabiduría de tantos años moviéndose entre los hornos y los fuegos sirviendo platos llenos de amor. Sé que cada uno de ustedes, como yo, guarda muchas imágenes de ese pasado en un lugar especial del alma. Para mi llegar a Medellín era ver a la abuela María sentada en un banquito de madera en medio de la cocina con un gran tazón de peltre blanco con flores y borde azul (a que muchos de ustedes también lo recuerdan) batiendo a mano una torta de cocoa que solo a ella se la he probado. Sencilla e incomparable, como ella. En Bogotá por su parte, la abuela Alicia se enorgullecía de convocar en su mesa a la familia en torno a las deliciosas prepraraciones que hacía día tras día y que podían ir desde la torta de almojábanas o los envueltos de mazorca hasta los huevos ingleses o raviolis que ella misma hacía y rellenaba. Hoy pues, con el permiso de ustedes, mi homenaje es a esas abuelas que tanta alegría traen a nuestras mesas. Traigo entonces hoy una receta de la abuela Alicia (con las mismas unidades medidas y procedimiento que ella usaba) que pienso se ajusta apenas a estos fríos y húmedos días que han venido haciendo:

La Sopa de Harina Tostada, mejor conocida como «sopa carmelita»

Ingredientes:

Harina de trigo: 6 cucharadas soperas

Caldo con hueso: 5 platos

Cebolla larga picada: 2 tallos

Cilantro picado: un puñado

Rábano (opcional): 3 o 4

Zanahoria en cuadritos pequeños: ¾ de taza

Arvejas: ¾ de taza

Habas peladas: a gusto

Preparación:

Se tuesta la harina de trigo hasta que quede bien morena pero sin dejarla quemar, se deja enfriar y se reserva. A la olla se le echan los 5 platos de caldo con hueso, la cebolla picada, el cilantro, la zanahoria, el rábano, las arvejas y las habas y se deja cocinar a fuego medio.  Cuando la verdura esté lista, se agrega la harina disuelta en una taza de agua para que no se formen grumos y se deja hervir, probando por si le falta sal. Pueden agregarle papas cortadas en cubos pequeños o lo que tengan en casa. Un poco de esto y otro de aquello y ya la receta será suya.  Y a disfrutar en familia. Ahora es su turno. Espero los resultados.

¡Hasta la próxima!

Pd: Estuve pensando en poner una foto de esta deliciosa sopa, pero me pudo la tentación de poner la foto de mi hermosa abuela…

 

¡Feliz Día del amor y la Amistad!

Posted on

Pues llegó septiembre y con él, la celebración de amor y amistad. Y tú, ¿ya sabes cómo lo vas a pasar con tus amigos? ¿Pensaste cómo vas a celebrar con tu familia? ¿Sabes cómo vas a hacerle sentir en esta ocasión a tu pareja todo lo que significa para ti? Tenemos múltiples alternativas para hacer de esos momentos lo especiales que deben ser al lado de esas personas tan importantes en tu vida. El tiempo pasa,  ponte en contacto con nosotros y no te quedes sin hacer tu reserva.

Y hablando de regalos, por qué no dar uno de nuestros bonos que podrá redimirse en una inolvidable cena? Un regalo a la altura de estas fechas.

Un primer saludo

Posted on

Hola a todos, para mí es un inmenso placer estar con ustedes y a la vez una enorme responsabilidad inaugurar este blog el cual espero que disfruten tanto como pienso hacerlo yo. Mi invitación es a que compartamos en torno a la comida desde todos sus aspectos. Hablaremos de ingredientes, tendencias, tipos de comida, el servicio, tips de cocina, entre otros y siempre dispuesto a abordar temas sobre los cuales tengan ustedes algún interés particular. Y para no dar más vueltas, abramos pues la discusión y he aquí mi primera propuesta: Las recetas saludables.

Hoy día nos encontramos cada vez más con este término. En eso tengo que agradecer a los profesionales de la salud, a las personas que son cada día más conscientes de mantener una buena calidad de vida y a mis colegas que están procurando cada vez más responder a esa necesidad. Sin embargo, el uso generalizado del término es lo que me preocupa. Tanto los comensales como los cocineros asocian la “comida saludable” a comida baja en grasas y carbohidratos, cero azúcares de cualquier tipo y, en algunos casos, muy bajo o ningún contenido de protéicos. En esto lamentablemente existe una gran confusión. Antes de hablar de comida saludable nos debemos preguntar saludable para quién?

Qué podría ser más saludable que una ensalada de vegetales frescos con todos sus nutrientes y con unos suculentos langostinos, aderezada con una vinagreta con jengibre, salsa de soya, aceite de ajonjolí y ralladura de naranja. Hasta ahí, un plato ligero, equilibrado y con ingredientes de alta calidad. Siguiendo la premisa inicial, una receta saludable, que cualquier persona podría consumir. Sin embargo, si esa persona sufre de gota los langostinos muy seguramente lo harán pasar un mal rato. Y ni hablar si tiene intolerancia al gluten porque la salsa de soya será muy mal recibida por su organismo. Acá cobra entonces una gran importancia la comunicación de primera mano con nuestros comensales sobre sus restricciones y obviamente sus gustos, para que nosotros nos podamos convertir, no solo en sus cocineros, sino en buenos aliados en el cuidado de su salud. A mí y a mis colegas nos corresponde entonces el asumir el reto de buscar alternativas para proponer menús apetitosos y balanceados, especiales para cada uno de ustedes, nuestra razón de ser.

Hasta la próxima y felices fiestas de amor y amistad